Las anchoas son un producto muy apreciado en la cocina de los países de la cuenca mediterránea por el sabor y suave textura de sus lomos.

La elaboración de los filetes de anchoa para su posterior conservación es una delicada y esmerada labor artesanal. Una vez recibido el boquerón, comienza el largo proceso de elaboración que se inicia con el salado y posterior prensado de este exquisito bocado. Una vez efectuado el prensado es preciso dejar reposar las anchoas cuatro o cinco meses a una temperatura que oscila entre los 18 y 25 grados, hasta que toman el color rojizo y el aroma apropiados.

Pasado este tiempo, se cortan las anchoas y se procede a la fase de secado, que se consigue mediante un centrifugado que extrae el máximo salitre para que su espacio lo ocupe la mayor cantidad de aceite posible. El siguiente paso es el empaque, que consiste en abrir las anchoas y retirar a mano la espina central, convirtiendo cada una de ellas en dos filetes. Tras recortar flecos y acometer una última limpieza, las anchoas se envasan y quedan listas para su posterior aceitado, cierre, estuchado y retractilado.

Después de tres intensas jornadas en el mejor evento gastronómico de carácter internacional, pode [ ... ]

Ávila Auténtica acudirá un año más a la cumbre Internacional de la Gastronomía.  En Madr [ ... ]

En Ávila Auténtica ya estamos preparados para acudir un año más a Madrid Fusión. Por cuarta vez [ ... ]

Hoy 16 de enero se ha procedido a la entrega de la cesta de productos de Ávila Auténtica  [ ... ]

0

Ávila Auténtica usa cookies propias y de terceros para el correcto funcionamiento de la página y ofrecerte funcionalidades extras.

Debes aceptar nuestra .