jamon serrano de Ávila

Se acercan las fechas navideñas y uno de los platos estrella para estos días especiales es el jamón.

Ya sea para regalar o para consumir con familia o amigos, elegir el jamón es navegar por un terreno escabroso si no es un entendido en la materia.

Noticias recientes sobre la venta de jamones anunciando o insinuando calidades superiores a precios de ganga para luego entregar productos que no se corresponden con lo anunciado hacen que el comprador desconfíe de las ofertas que se encuentra en el amplio mundo de Internet.

Desde Ávila Auténtica garantizamos los productos de calidad y servicios que ofrecen los asociados a la marca, asegurando al comprador que lo que paga es como mínimo lo que recibe.

De todas formas, se compre donde se compre un jamón o paleta, la calidad en estos productos es algo que se nota. A continuación os desglosamos algunos consejos para elegir un buen jamón:

 

La primera opción es evidentemente buscar productos de renombre y garantía de calidad, como siempre se ha dicho, nadie da duros a cuatro pesetas. En Ávila Auténtica ya sabemos que tenemos esa garantía de calidad.

Fijarnos en la descripción de la calidad del producto, existen tres calidades principales

  • Bellota: El cerdo que nos "obsequia" con su jamón o paleta se ha alimentado exclusivamente de bellota, lo que da una calidad excepcional al producto. Además este jamón tendrá una curación mínima de 22 meses. Estos cerdos se crían en dehesas, en semi-libertad, con lo que además de la alimentación, el ejercicio y la vida al aire libre contribuyen a una mejor calidad de su carne.
  • Recebo: El cerdo ha tenido alimentación mixta de bellota y pienso.
  • Cebo: La más baja calidad, el cerdo se ha alimentado casi exclusivamente de pienso, aunque puede que haya comido algo de bellota. Normalmente además este cerdo se ha criado estabulado y no en el campo.

Hay que tener en cuenta que un jamón se puede llamar ibérico sin distinguir qué tipo de alimentación ha tenido el cerdo, por lo que decir que un jamón es ibérico no quiere decir que un jamón es de calidad superior.

Una vez que tengamos el jamón en casa podemos hacer varias comprobaciones.

  • El tiempo de curación de un jamón lo podemos calcular a partir de un sello, marcado a fuego en el jamón, que normalmente se pone al inicio de curación del mismo, y en él se indica el mes y año de entrada a sal del jamón.
  • Sin tocar el jamón también podemos observar su aspecto externo. Por ejemplo el codillo (pata) tiene que estar bien relleno de músculo y grasa y no debe estar bien redondeada, si por ejemplo tiene deformaciones, puede deberse a un excesivo tiempo de curación, lo que hará que la carne sea más dura.
  • Asimismo la grasa debe de ser de un color blanco amarillento con un espesor de al menos un centímetro y ser uniforme.

Por último hay que tener en cuenta que siempre se habla de jamón, pero existe el jamón que se corresponde con las patas traseras del cerdo y la paleta o paletilla, que se corresponde con las patas delanteras del cerdo y tiene menor peso

Por supuesto os recordamos que en la tienda de Ávila Auténtica podéis disfrutar de jamones y otros embutidos con calidad garantizada por Ávila Auténtica y por supuesto, por su fabricante Martín Martín Blázquez.

 

0

Ávila Auténtica usa cookies propias y de terceros para el correcto funcionamiento de la página y ofrecerte funcionalidades extras.

Debes aceptar nuestra .