Gastronomía de Ávila

Todos los territorios de España pueden presumir de su gastronomía, pero pocas pueden vanagloriarse como la provincia de Ávila de la variedad y calidad gastronómica que podemos encontrar por todo el territorio.

La gastronomía de abulense es una gastronomía universal, influenciada por la mezcla de culturas que a lo largo de los siglos han dejado su influjo en las cocinas y fogones de nuestra tierra.

Carnes de cordero y cochinillo, exquisitas variedades de legumbres y un sinfín de productos de la tierra como pimentón, miel o frutos como las cerezas nos hablan de las civilizaciones como la islámica, hebrea o cristiana que habitaron en nuestras tierras.

Una situación geográfica única en la que podemos encontrar varios micro-climas bien diferenciados hacen de Ávila una fuente inagotable de una gran variedad de productos gastronómicos muy apreciados por todo el mundo.

Ávila es un micro-mundo donde el amante del buen comer puede fácilmente encontrar maravillosos lugares donde degustar platos inolvidables.

La gastronomía de Ávila tiene su base en los productos de la tierra, cocinados con mimo en tradicionales pucheros o cocinados en centenarios hornos para obtener exquisitos dulces como las Yemas de Santa Teresa.

Son famosas las judías de El Barco o el chuletón de Ávila, obtenido de una raza única, la raza avileña, cuyo ganado pasta en régimen extensivo por las Sierras Abulenses.

sorpresa de ternera-carne de Ávila Ávila puede presumir de unas de las más antiguas Indicaciones Geográficas Protegidas de España, la IGP Carne de Ávila y la IGP de Judías de El Barco de Ávila, cada una de ellas con más de 25 años demostrando una calidad sin parangón.

Pero es imposible no mencionar otras carnes extraordinarias de Ávila como los riquísimos asados de lechazo del Valle Amblés, el cabrito de Candeleda asado o el excelente cochinillo de que podemos encontrar en la zona norte de la provincia, indispensable probar estos manjares asados por supuesto al horno de leña.

Siempre que se habla de la gastronomía de Ávila, suele quedarse a un lado el pescado, pero nadie puede negar los platos elaborados con truchas del río Tormes cuya calidad y delicioso sabor se puede degustar en los numerosos pueblos de la ribera de este bonito río.

Siempre que hablamos de legumbres, lo primero que viene a la cabeza son las judías de El Barco, elaboradas al estilo tradicional de la cocina castellana, pero no les quedan a la zaga las legumbres de la Moraña, como las diferentes variedades de garbanzos, con los que en las cocinas se preparan unos pucheros acompañados por carnes de la zona. Famoso es por ejemplo el cocido Sanjuaniego que se elabora en Fontiveros.

Pero no queda ahí la cosa, la gastronomía de Ávila es un no parar de degustar delicias de la tierra como la sopa castellana, conocida en la zona como sopa de ajo, las patatas meneás o patatas revolconas, imprescindible comerlas elaboradas con uno de los mejores pimentones, el pimentón de Candeleda.

Podemos encontrar además una deliciosa variedad de embutidos y otros productos de la matanza, al natural o  que se conservan en pucheros con aceite proveniente del aceite en el que se han frito, pudiendo degustar así riquísimo lomo a la olla, chorizo de olla, etc.

No se puede nadie olvidar del famoso pote navero, un cocido especial elaborado tradicionalmente en Las Navas del Marqués

Como tampoco se pueden dejar atrás los vinos de la tierra de Ávila, vinos en consonancia con su rica y sabrosa gastronomía, vinos con carácter, de viñas centenarias obtenidos con esmero de una uva garnacha que imprime detalles únicos a estos caldos que cada día escalan hacia un merecido reconocimiento.

Después de una inmejorable comida no se puede renunciar a la magnífica y variada carta de repostería de Ávila. Una repostería tradicional basada en la que antiguamente se podía encontrar en conventos y obradores de la provincia. Yemas de Santa Teresa

Pecado es no probar las famosísimas Yemas de Santa Teresa, conocidas mundialmente por su suave dulzor, aunque también podemos encontrar en estas deliciosas tierras ricas torrijas, empiñonados, pastas de té, perrunillas, membrillo . . .en fin, un sinfín de exquisitos dulces a los que es muy difícil renunciar.

Si ante tan contundente condumio, necesitamos algo más ligero de postre, tenemos para elegir una variedad de frutas que sorprende a todo aquel que no conoce la gran variedad orográfica de la provincia de Ávila.

Frutas que es bueno degustar en temporada para apreciar todo su sabor: los melocotones de Burgohondo con los que se elaboran los famosos orejones, las manzanas reineta de El Barco de Ávila,  los exquisitos higos cuello de Dama de Poyales del hoyo o las deliciosas cerezas del Valle del Tiétar

En definitiva, la gastronomía de Ávila constituye un mar de exquisiteces que no se pueden explorar de una vez, que necesitan de más de una visita para apreciar la gran variedad gastronómica de esta provincia única, cuya tierra da lo mejor de sí para deleite de los más exigentes paladares.

{product_snapshot:id=123|236|102,showname=y,showprice=y,showdesc=n,showaddtocart=n,displayeach=v,displaylist=v,width=20%,border=0,style=color:black;,align=left}

0

Ávila Auténtica usa cookies propias y de terceros para el correcto funcionamiento de la página y ofrecerte funcionalidades extras.

Debes aceptar nuestra .