• Chuletón
  • Ensalada de patata
E-mail
Vino de la bodega Viña Alondra con crianza de 8 meses bajo las aguas del embalse de Las Cogotas.

Vino de Ávila Viña Alondra

Fantástico vino tinto Viña Alondra elaborado a partir de uva tempranillo. Este vino cuenta con una particularidad que lo hace único, una crianza a 20 metros de profundidad bajo el agua, en el embalse de Las Cogotas, a una temperatura perfecta y regular.

El embalse abulense de las Cogotas se haya a una altitud de 1040 metros sobre el nivel del mar y cuenta con 58,60 hectómetros cúbicos de agua que conforman el hábitat ideal para este vino que envejece durante 8 meses en completo silencio y oscuridad.

En Viña Alondra se considera un vino muy especial, con él se rememora los vinos que antaño nuestros antepasados sumergían en los pozos de riego, enfriando así las botellas en épocas de calor mientras se trabajaba el campo. Al finalizar el verano era bastante común que se quedasen algunas botellas en el fondo, reposando hasta el año siguiente cuando al comenzar la temporada de riego y secarse el pozo eran recogidas y disfrutadas tras el casual periodo de crianza.

Crianza especial sumergido

La exclusividad de este vino se produce en la segunda fase de envejecimiento en botella, al ser sumergido en el Embalse de “Las Cogotas” (Ávila). Con una crianza previa de 12 meses en barrica de roble francés, ha permanecido durante 10 meses bajo el agua, a profundidad de 20 metros, y a una altitud de 1040 msnm , la temperatura es excelente y constante, oscuridad total, silencio, humedad…
Lo elaboramos para recordar a aquellos vinos de los que siempre nos hablaban nuestros padres y abuelos, se metía las botellas en los pozos para refrescar en épocas de calor mientras se hacían labores en el campo, pero “tanto fue el cántaro a la fuente…” que a lo largo del verano quedaban en el fondo del pozo alguna que otra botella, como al día siguiente se volvía con otra, quedaban en el olvido hasta que al año siguiente se iba a comenzar la época de riego, se agotaba el pozo se bajaba para limpiar los manantiales, y entonces ocurría el milagro…
Las botellas colocadas en jaulas elaboradas artesanalmente y en forma de botellero, se introdujeron y después extrajeron ayudados por buzos profesionales. La inmersión de estos profesionales conllevó varias dificultades como la casi nula visibilidad y temperatura baja del agua.
La inmersión del vino en el embalse es un proceso totalmente inocuo y sostenible, además de NOVEDOSO y UNICO en el mundo en aguas dulces.

Nota de cata a los cuatro meses de la inmersión:

Color granate rojizo. Aromas concentrados al principio debido a su crianza en el agua, después salen cerezas maduras junto con la madera muy integrado, sabor muy agradable, suave y 'asentado'. Los sabores primarios y secundarios integrados.

14% Vol.

0

Ávila Auténtica usa cookies propias y de terceros para el correcto funcionamiento de la página y ofrecerte funcionalidades extras.

Debes aceptar nuestra .