E-mail
Prueba una Yema de Santa Teresa y sólo querrás una cosa. Probar otra.

Desde 1860. Las auténticas Yemas de Santa Teresa.

Las auténticas y originales Yemas de Santa Teresa tienen su origen en 1860 cuando D. Isabelo Sánchez, el fundador de la pastelería “La Dulce Avilesa”, las creó, denominándolas así en honor a Santa Teresa de Jesús.

Posteriormente registró esta marca.

“La Dulce Avilesa” es hoy día “La Flor de Castilla”, y en su obrador se siguen elaborando a diario y artesanalmente las auténticas Yemas de Santa Teresa, siguiendo la receta tradicional que se ha transmitido de padres a hijos durante generaciones.

Están elaboradas únicamente con yema de huevo y azúcar, y se redondean a mano una por una en bolas de aproximadamente 2cm de diámetro.

Por esto, ninguna Yema de Santa Teresa es igual a otra.

Esto es un indicador de la elaboración artesanal, comparativamente con otras yemas industriales.

Se fabrican cada día, no existe stock de este producto.

Las auténticas Yemas de Santa Teresa se distinguen por su envase, en cajitas de 12 unidades, en el que se incluye el jeroglífico original que las autentifica.

Las yemas están colocadas en celdillas que la rejilla de cartón ordena y separa.

La celdilla la componen manualmente las hermanas adoratrices en un convento de clausura de Ávila.

 

0

Ávila Auténtica usa cookies propias y de terceros para el correcto funcionamiento de la página y ofrecerte funcionalidades extras.

Debes aceptar nuestra .